Si no descubren el planeta Tierra que habitan ni lo cuidan ¿Cómo entonces buscar vida en otro? primero hay que conocer la vida del propio planeta tierra y amarlo, el humano está dentro del universo y no fuera y ahora su hogar es la tierra... mientras la maldad habite en el interior humano nunca se le rebelara la vida en otro planeta ni descubrirá las grandes verdades de los cielos y el cosmos.

Hoja vieja y desteñida de recuerdos descompuestos siendo limpiados por purificacion cristalina Estelar de la llama viviente.

¿Qué es real?

"Los animales existen por sus propias razones. No fueron hechos para los humanos, de la misma manera en que los negros no fueron hechos para los blancos o las mujeres creadas para los hombres." (En este video no quiero promocionar el libro "el secreto", quiero compartir con ustedes este video porque muestra la tierra tal y como es adentrándonos a ella lentamente en aventuras cósmicas, en diferentes enfoques mágicos). LA DANZA DEL UNIVERSO

The Mountain . . * EL MANTO QUE NOS CUBRE...

(VER ESTE VIDEO ES NECESARIO)LA REALIDAD Y LA VERDAD NUNCA DEBE SER OCULTADA NI SERLE INDIFERENTE PORQUE POR SI MISMA NUNCA DEJARÁ DE SER.

martes, 21 de julio de 2009

Granjas De Esclavos "granjas industriales"

No seamos indiferentes,miralos...


Explotación animal : Alimentación
Antes ve esto...

Carne

Las granjas de hoy

La vida en la bucólica imagen de la granja hace mucho que dejó de ser tan hermosa. Las escenas de pastizales verdes y parques idí­licos representadas en los libros para niños están siendo rápidamente reemplazadas por establos de metal sin ventanas, jaulas de alambre, "establos de hierro", y otros sistemas integrales de encierro, lo que hoy se conoce como "granjas industriales".

Privación y enfermedad

Visto de manera sencilla, el sistema de granja industrial de agricultura moderna apunta a producir la mayor cantidad de carne, leche y huevos, de la forma más rápida y barata posible, y en la menor cantidad de espacio posible. Las vacas, terneros, cerdos, gallinas, pavos, patos, gansos, conejos y otros animales son puestos en pequeñas jaulas o compartimentos muchas veces sin posibilidad de darse vuelta. Se los priva del ejercicio para que todas las energías del cuerpo conduzcan a producir carne, huevos o leche para el consumo humano. Se los alimenta con hormonas de crecimiento para engordarlos más rápidamente y se los altera genéticamente para que crezcan más grandes o para que produzcan más leche o huevos que lo que la naturaleza originalmente propone.

Los animales que más sufren el cruel encierro y las privaciones en las granjas industriales son los novillos, crí­a macho de las vacas lecheras, criados para el consumo de carne de ternero. Luego de que se los separa de sus madres tan sólo algunos días luego de su nacimiento, se los encadena en establos de sólo 22 pulgadas de ancho con pisos de listones que les causa severos dolores en las patas y en las articulaciones. Dado que la leche de su madre es utilizada para el consumo humano, se los alimenta con un sustituto de la leche que contiene hormonas, pero carece de hierro. Esto les produce una anemia que mantiene su carne tierna y de un color pálido pero los deja muy débiles. Cuando se los sacrifica con tan sólo 16 semanas de vida, por lo general ya están muy enfermos o lisiados para caminar. Uno de cada 10 terneros muere en reclusión.

El 90 por ciento de todos los cerdos son recluidos en algún momento de sus vidas, y el 70 por ciento son mantenidos en reclusión permanentemente.. A las cerdas se las mantiene preñadas o amamantando continuamente, y se las mete dentro de estrechos establos de hierro, sin que puedan darse vuelta. Si bien los cerdos son animales tranquilos y sociales por naturaleza, recurren al canibalismo y muerden las colas de los otros cerdos cuando los meten en corrales repletos, además desarrollan conductas neuróticas cuando los aíslan y encierran. Los productores de cerdos pierden 187 millones de dólares por año debido a la disentería, cólera, triquinosis y otras enfermedades promovidas por las granjas industriales. Aproximadamente el 30 por ciento de todos los productos que derivan del cerdo están contaminados con toxoplasmosis
El video mostrado a continuacion se sigue repitiendo en la realidad de hoy en dia,en los mataderos,incluso hay otros mataderos que son mas crueles aún.


Ganado vacuno, porcino y ovino

Millones de vacas, pollos y cerdos son matados cada año para acabar en nuestro plato. También otros animales como los conejos, pavos, corderos, peces, etc. mueren víctimas del sabor que tiene su carne.
Todos los animales criados para consumo son matados, a pesar de que, al igual que a nosotras/os, a ellas/os también les importa su vida. Este es su inevitable final tanto en una granja ecológica como en una industrial.

No existe motivo que justifique alimentarnos con los cadáveres de otros animales. El que alguien sepa bien, aporte proteínas, etc. jamás sería considerado un motivo válido para comernos a otros humanos y tampoco deben ser argumentos que justifiquen el consumo de otros animales.

Si los mataderos tuvieran paredes transparentes...

Si sobreviven a la crianza y al transporte, los animales, ya sean de granjas factoría o de crianza al aire libre, terminan en el matadero.

Los cerdos, a diferencia del ganado, son sumergidos en tanques de agua caliente después de ser aturdidos para que su piel se ablande. Por supuesto, en muchos mataderos es común que muchos animales lleguen vivos a este proceso. Un vídeo secreto tomado en un matadero de Iowa, muestra cómo los cerdos chillan y patalean mientras se les sumerge en el agua.

Para inducir la parálisis en aves y facilitar su matanza es común usar el sistema del aturdidor eléctrico. Sin embargo, no se sabe si este sistema es completamente efectivo, aunque en sí­ mismo es una experiencia intensamente dolorosa. Cada año, un inmenso número de pollos, pavos, patos y gansos son ahogados en tanques de agua hirviendo aún vivos.

Huevos

En este video podran ver como los pollitos son tratados como objetos ,no se aleja de la realidad.





¿Qué tienen de malo los huevos de gallinas criadas en libertad?

Para obtener gallinas ponedoras, tenemos que obtener primero huevos fértiles, y al nacer, de la mitad de esos huevos saldrán pollos macho. A estos se les mata de forma inmediata o se les cría para pollos de mesa (en la actualidad, lo normal es que esto se realice en naves de engorde) a los que se sacrifica en cuanto hayan alcanzado un peso que los haga rentables. Así que por cada gallina que vive felizmente en libertad escarbando en un huerto o granja, que si fuera capaz de negociar estaría en realidad pagando el alquiler con su estéril huevo diario, hay un macho de la misma puesta que debe soportar una horrible vida en una nave de engorde si es que no ha sido ya sacrificado o tirado a la basura para que muera. Sólo en Gran Bretaña se matan 35 millones de pollos macho de un día de edad todos los años. Se usan principalmente como abono o se les arroja a vertederos de basura. A las gallinas también se las sacrifica tan pronto como declina su producción. También hay que saber que muchos lugares clasificados como “corrales de cría en libertad” no lo son en realidad. Pueden tratarse simplemente de enormes naves con acceso al exterior. Como la comida está dentro y siempre hay luz las gallinas rara vez se aventuran a salir.

¿Y los huevos normales de batería?

Las gallinas se dividen en dos grupos: las gallinas ponedoras y pollos de engorde. Se coloca de cinco a seis gallinas ponedoras en una jaula de tela metálica de 14 pulgadas y las jaulas son a menudo apiladas en varios niveles. Cintas transportadoras llevan la comida y el agua, y además retiran los huevos y el excremento. Dado que las gallinas se encuentran en un lugar superpoblado, se las mantiene casi en la oscuridad y se les corta el pico con cuchillas candentes (sin anestesia) para evitar que se picoteen entre ellas hasta morir. La tela metálica de las jaulas las despluma, les irrita la piel y las deja lisiadas.

Aproximadamente el 20 por ciento de las gallinas criadas bajo esas condiciones muere a causa del estrés o enfermedades. Cuando tienen entre uno y dos años de edad, sus cuerpos exhaustos disminuyen la producción de huevos y se las sacrifica (las gallinas podrían vivir normalmente entre 15 y 20 años). Noventa por ciento de todos los huevos vendidos comercialmente provienen de gallinas criadas en granjas industriales.


A las gallinas de granja industrial se les corta el pico con máquinas de cuchillas calientes una vez, a menudo dos veces, durante su vida, normalmente cuando sólo tienen un día de nacidas y otra vez cuando tienen siete semanas porque a menudo, un pico joven vuelve a crecer. El corte del pico causa un dolor grave y crónico y un sufrimiento que los investigadores han comparado con el dolor que sufren los humanos cuando se les amputa un miembro. Entre el tejido córneo y el hueso del pico hay una gruesa capa de un tejido enormemente sensible. La cuchilla caliente corta justo a través de este sensible tejido mermando la habilidad de la gallina para comer, beber, limpiarse el pico y ahuecarse las plumas normalmente. El corte del pico se hace para contrarrestar los efectos del picoteo compulsivo que afecta a unas aves diseñadas por la naturaleza para moverse de un lado para otro, escarbar y picotear todo el día, y no para estar quietas en una prisión; y también para ahorrar en costes de alimentación y estimular una conversión de menos comida en más huevos. Las aves a las que se les ha cortado el pico tienen sus habilidades para agarrar cosas con el pico mermadas y sienten dolor y angustia, por lo tanto comen menos, tiran menos la comida y “desperdician” menos energía que un ave intacta.

LACTEOS
La celda de la tortura:

¿Qué le sucede al ternero?

Quizás el mayor dolor sufrido por las vacas de la industria lechera es la repetida pérdida de sus crías. Las hembras puede que se unan a la jerarquía de las productoras de leche, pero los machos son generalmente apartados de sus madres en las primeras 24 horas y vendidos por subasta para la escandalosa industria de la ternera o a los productores de vacuno. Si se mata la ternera de joven, su cuarto estómago es también usado en la elaboración del queso; contiene renina, un enzima usado para cuajar (o coagular) la leche y convertirla en queso. El cuajo, de cuya membrana es un extracto la renina, también puede ser usado en este proceso. Es posible producir queso sin cuajo (disponible en tiendas de dietética), pero la íntima conexión entre las industrias lecheras, cárnicas y peleteras hacen que sea más barato para los productores de queso usar despojos de ternero que un enzima de origen vegetal.

Tras 60 días, la vaca será embarazada de nuevo. Durante unos siete meses de sus siguientes nueve meses de embarazo, a la vaca le seguirán ordeñando la leche destinada para su ternero anterior. Una típica vaca lechera industrial parirá tres o cuatro veces en su corta vida. Cuando su producción de leche decae, es enviada al matadero, lo más probable es que acabe triturada en hamburguesas de comida rápida.

En la naturaleza un ternero mamaría durante casi un año pero la industria láctea ignora la naturaleza y al ternero. A algunos terneros se les separa de sus madres en su primer día de vida; otros a lo mejor permanecen con ella unos días. Pero como subproductos inevitables de la despiadada industria láctea todos tendrán que soportar alguno de entre diversos posibles destinos. Los terneros menos sanos terminarán siendo enviados al matadero para obtener comida para mascotas, carne picada para empanadas de carne o cuajo que se extrae de sus estómagos para hacer queso. Algunas hembras serán criadas con sustitutos lácteos para convertirse a su vez en vacas lecheras y comenzar así, a los 18 o 24 meses de edad el ciclo de embarazos continuos. Algunas salen al mercado con una o dos semanas de edad para ser criadas para carne en establos de engorde y sacrificadas a los 11 meses, a menudo sin haber pastado nunca en un prado.

Alrededor de un 80% de la ternera producida en el Reino Unido es un subproducto de la industria láctea. Más de 170.000 terneros mueren al año en el Reino Unido antes de cumplir los tres meses, debido en gran medida a una cría descuidada y al horroroso trato recibido en los mercados. Unos pocos machos serán seleccionados y criados como sementales, y se pasarán la vida confinados y solos cubriendo a 'vacas' de lona y tubos de goma. La inseminación artificial es responsable de un 65%-75% de las concepciones en el ganado destinado a producir lácteos. En Estados Unidos la inmensa mayoría de las terneras que no se necesitan se destinan a su cría para carne, de las cuales un 12% pasan sus breves y tristes vidas en estrechas jaulas (5’x2’) sobre tablillas de madera y sin paja. Aunque ninguna sufre ese destino en Gran Bretaña, sí que se exportan con ese fin. En ese confinamiento solitario, incapaces de darse la vuelta o acicalarse tienen que beberse lo único que se les permite: un engrudo sustitutivo de la leche. Se las mantiene con una dieta deliberadamente baja en hierro y fibra para evitar que su codiciada carne blanca enrojezca. Esto les hace enfermar de anemia subclínica y roer los barrotes de la jaula y hasta su propio pelo por su ansia de forraje. Recibe enormes cantidades de hormonas y antibióticos para incrementar su crecimiento y evitar la aparición de las infecciones que causan el estrés del confinamiento y la malnutrición. Sufren neumonía, diarreas (diarrea blanca de los terneros), deficiencia de vitaminas, tiña, úlceras y septicemia. Después de 14 semanas, apenas capaces de caminar, las llevan al matadero.

En 1905, la Copa del Lord Mayor del London Dairy Show (un concurso de vacas lecheras), la ganó una vaca de 24 años. En nuestros días es imposible encontrar una vaca lechera de esa edad. Las vacas terminan en el matadero a los cinco o seis años, menos de una cuarta parte del tiempo de lo que sería su esperanza de vida. Enfermedades como la cetosis, laminitis, acidosis ruminal, BSE (vacas locas), mastitis, fiebre láctea, temblores, fascioliasis hepática, bronquitis verminosa y neumonía son sólo algunos ejemplos de los males que sufren estos animales durante su corta existencia.

Pero... ¿acaso no son necesarios los lácteos?

De la misma manera que los productores de carne nos hacen creer que necesitamos comer carne, los productores productos lácteos se gastan inmensas sumas de dinero para promover los aspectos saludables de estos productos. Los productos lácteos contienen enormes cantidades de colesterol y grasas saturadas, consideradas una de las causas principales de enfermedades cardíacas. En un estudio publicado en 1985 por el Journal of the American Medical Association, los productos lácteos eran la mayor fuente de grasas y colesterol de 75 vegetarianos adultos en Estados Unidos y sus niveles de colesterol en sangre eran más altos que los de individuos veganos (que no consumen lácteos). Los lácteos contienen lactosa, un azúcar lácteo que la mayoría de la población mundial es incapaz de digerir y que a menudo se ha revelado como la causa de problemas digestivos. Se ha demostrado que la caseína, la proteína de la leche, puede ser una causa de anemia en muchos bebés por hemorragia interna y se sospecha que causa diabetes juvenil. Los lácteos pueden ser también causa de eczema, erupciones, generación de mucosidad, ahogos, asma, rinitis, neumonía, hemorragias, y anafilaxis en niños y en adultos.

¿Qué es el cuajo?

El cuajo es un producto derivado del revestimiento del estómago de las terneras y su ingrediente fundamental es la renina que causa el cuajamiento de la leche.
La renina es una encima de los jugos gástricos (como la pepsina) que actúa como un medio ácido provocando la coagulación o cuajamiento de la leche. El cuajo se utiliza para fabricar queso.